domingo, 16 de marzo de 2014

Rincón de la poesía canaria

De pronto.

De pronto,
por encima del hombro de su madre
me ha sonreído un niño.
Yo marchaba detrás,
rutinariamente,
y el me miraba.
Y de pronto ha sonreído.
Me inundó su sonrisa
como un bálsamo en una herida.
En brazos de su madre,
asomado a su hombro,
sonreía.
Y era para mí sola
su sonrisa.

Josefina de la Torre



Te digo que no vale



Te digo que no vale

meter el sueño azul bajo las sábanas,

pasar de largo, no saber nada,

hacer la vista gorda a lo que pasa

guardar la sed de estrellas bajo llave
Te digo que no vale
que el amor pierda el habla,
que la razón se calle,
que la alegría rompa sus palabras,
que al pasión confiese: Aquí no hay sangre
Te digo que no vale
que el gris siempre se salga
con la suya, que el negro se demande
y diga cruz y raya,
al júbilo de aire.
Vuelvo a la carga y digo: Aquí no cabe
esconder la cabeza bajo el ala,
decir no lo sabía, estoy al margen,
vivo en mi torre solo y no sé nada.
Te digo y te repito que no vale.



Agustín Millares Sall.


Para saber más sobre los autores puedes a los siguientes enlaces
 enlace Josefina y enlace Millares



 







No hay comentarios:

Publicar un comentario