lunes, 10 de marzo de 2014

¡ENTUSIASMADOS! ¡CONTAGIADOS!

La imagen capturada por Jesús con uno de nuestros alumnos leyendo me ha entusiasmado tanto que ha conseguido que una propuesta para la animación a la lectura ronde por mi cabeza. Ahí va:

Top 10 o Top 20 o más (ya veríamos) de lecturas recomendadas desde nuestra biblioteca.

1º Los alumnos (individualmente y en absoluto secreto) elegirían un extracto (uno o varios párrafos) del libro que hayan leído para exponerlo en un tablón anónimamente.

2º Una vez elegido este extracto, se lo entregarían a un profesor (yo estaría dispuesta en mis guardia de recreo de biblioteca) o alumno encargado. El extracto se podría fotocopiar o, ante la escasez de recursos, copiarlo. Los alumnos con habilidades para el dibujo, podrían añadir su propia ilustración.

  Finalmente, colocaríamos todos los “trocitos” de libro en un panel bien visible. Todos los alumnos y profesorado del centro podrían pasar, en los recreos, a leer y hacer un ranking de mejor recomendación.
(Tendríamos que poner alguna hoja adjunta donde aparecería el orden de preferencia. Los extractos tendrían algún número o código para identificarlos).

Bueno, ¿qué les parece?


Los profes también podríamos poner nuestro “trocito” (preferiblemente de libros disponibles en nuestra biblioteca). Este es el mío:

“Al igual que la primera vez, la floresta fue volviéndose más frondosa e intrincada a medida que iban avanzando. Aunque el paisaje era cada vez más extraño para Viana, Uri parecía reconocer más elementos cada día: se detenía para acariciar la corteza de un nudoso árbol con una abierta sonrisa; se agachaba para posar la mano sobre una raíz musgosa; alzaba la cabeza para contemplar el hermoso tapiz formado por las hojas de los árboles… Todo en su actitud indicaba que comenzaba a encontrarse en casa.
Así, una mañana llegaron al río donde se habían conocido, varios meses atrás.
Ninguno de los dos dijo nada. Solo se detuvieron junto a la orilla y contemplaron, con las manos entrelazadas, la roca sobre la que Viana había encontrado a Uri inconsciente. Tras un instante de silencio, cruzaron una mirada y sonrieron.
Y se besaron tierna y apasionadamente.

 Decidieron acampar allí aquella noche.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario